17
Oct

0
mosquito

Actúa como un mosquito, como director de proyecto: el poder de la persistencia

Solo mediante la Persistencia puedes conseguir todo en tu carrera como director de proyectos. Alexander Graham Bell dijo: “No puedo decir lo que es el poder; todo lo que sé es que existe y que llegas a tenerlo cuando estás en ese estado mental en el que sabes exactamente lo que quieres y estás completamente seguro de no dejarlo hasta que lo encuentres”. La persistencia y la paciencia están muy interrelacionadas, y ambas implican tiempo y esfuerzo. En mi experiencia cada profesional de proyectos necesita cultivar y desarrollar la persistencia y transmitir entusiasmo y positivismo a su equipo.

Yo me equivoqué muchas veces en mi vida profesional, pero quise seguir equivocándome hasta que tuve éxito. Los proyectos los hacen los seres humanos que toman decisiones acertadas y erróneas durante el ciclo de vida del proyecto. Esto es parte del comportamiento humano que muchos ejecutivos olvidan que existe durante la ejecución de proyectos en las organizaciones. Cómo aprender de los éxitos y de los fallos caracteriza a una organización que aprende de sus proyectos. Una de las obligaciones de los ejecutivos es planificar con sus directores de proyecto hacer análisis retrospectivo durante el ciclo de vida de cada proyecto. Si las sesiones de lecciones aprendidas no se planifican como parte del plan del proyecto, nunca ocurrirán.

Intentarlo y hacer muchos intentos se conoce como compromiso y persistencia en sentido general. Teniendo en cuenta que los proyectos son esfuerzos inciertos, los equipos de proyecto y los directores de proyecto alcanzan resultados correctos o incorrectos. Dependiendo del punto de vista de esos equipos y líderes, esos resultados serán considerados como fallos o como oportunidades de aprender. La actitud de aprendizaje es una buena  característica de un líder de proyecto. Cada día puedo aprender algo en mi proyecto, y no importa si aprendo de mi gente, de mi cliente, o de otros interesados. Las buenas ideas o “feedback” pueden venir de cualquier parte. Lo más importante es cómo pasar de los fallos al éxito de los proyectos.

Recuerdo cuando era un niño y aprendía a montar en bicicleta. Quizás tuviste una experiencia similar que empezaba teniendo como ayuda ruedas de apoyo. Realmente, cuando estos apoyos se quitaban, mantenerse en equilibrio era más difícil. Tenías dificultades para mantener el equilibrio, incluso te caías unas cuantas veces y te hacías daño. Estabas aprendiendo muy pronto una lección importante sobre el fallo.

Cuando practicabas, Es probable que uno de tus padres caminase a tu lado dándote instrucciones, animándote y agarrándote cuando perdías el equilibrio. Tenías miedo, pero te emocionabas. Mirabas al futuro al tiempo que tenías éxito, dando una última vuelta tú solo. O quizás no pensabas en ello en absoluto sino que estabas tan absorto en la experiencia y en cómo terminar la actividad. Nadie te decía que fallaste…no estabas preocupado de fallar. Así es que continuaste cada día, y realmente dominaste la habilidad de montar en bicicleta. ¿Qué fue lo que contribuyó a tu éxito final aprendiendo a montar en bicicleta?

Bien, la persistencia y la pura repetición, ciertamente. Lo seguiste intentando sin importarte cuanto tiempo te llevaría. También te ayudó el que estuvieses entusiasmado sobre lo que querías alcanzar, que no podías esperar a alcanzar tu meta. Y finalmente, no infraestimes  el impacto del ánimo positivo. Siempre supiste que tus padres estaban en la esquina, apoyándote, enraizando tu éxito.

Como joven aprendiendo a montar en bicicleta, eras optimista, atrevido, e impaciente para afrontar el reto. No podías esperar a intentarlo de nuevo. Sabías que lo dominarías en realidad. Pero eso fué hace mucho tiempo.

Ayer y no hoy: Ahora examinemos cómo la mayoría de los adultos enfocan el desarrollo de nuevas habilidades. Asumamos que le pedimos a un grupo de adultos que aprendan un  nuevo programa de software o que cambien a otro puesto en la compañía. ¿Cómo responderíamos la mayoría? Intentarían evitarlo, se quejarían, pondrían excusas porque no deberían haberlo hecho, dudarían de sus habilidades, y tendrían miedo.

Como adultos, la mayoría de nosotros acaba preocupándose más de las opiniones de otros, a menudo dudando porque las personas puedan reirse de nosotros o criticarnos. Cuando éramos jóvenes, sabíamos que teníamos que caernos de la bicicleta y volvernos a subir para aprender una nueva habilidad. Caerse de la bicicleta no era una cosa “mala”. Pero con el paso de los años, empezamos a percibir que caerse es una cosa mala, en vez de una parte esencial del proceso de alcanzar nuestra meta. Puede ser inconfortable intentar  algo nuevo, quizás incluso espeluznante. Pero si quitas tus ojos de la meta y en lugar de eso enfocas tu atención en cómo otros te pueden ver, te estás perjudicando. Para desarrollar una nueva habilidad o alcanzas un objetivo significativo, necesitas estar comprometido para hacer lo que sea para conseguirlo, incluso si eso significa enfrentarte a un “feedback” negativo o caerte de bruces de vez en cuando.

La gente con éxito ha aprendido a “fallar” en su camino hacia el éxito. Aunque no se pueden divertir con sus “fallos”, los reconocen como una parte necesaria del camino hacia la victoria. Después de todo, llegar a ser competente en cualquier habilidad requiere tiempo, esfuerzo y disciplina, y la disposición de perseverar a través de cualesquiera dificultades que puedan surgir. La persistencia es la clave.

 

Mis reglas de Persistencia

Por tanto, hoy he decidido seguir algunas ‘Reglas de persistencia en mis proyectos y para mísmo”:

1. No hay excusas. Seguiré mis sueños completamente. Con toda mi energía emplearé todo mi esfuerzo. Así que incluso si no obtengo el resultado deseado, no tendré excusas. Sé que lo intenté. Tengo el honor de que todas las decisiones tomadas vienen de mi libertad de escoger y que acepto las consecuencias.

2. Viviré y activaré mis sueños mediante unas pocas acciones. Metro a metro, empujo poco a poco. No necesito tomar acciones masivas cada día. Pero un pequeño paso medible hacia adelante me llevará más cerca de mi objetivo.

3. Viviré el momento. No en el pasado y tampoco demasiado en el futuro. La realización completa del presente hará que el futuro llegue por sí mismo. Déjame ser efusivo con todas mis energías en el presente de forma que no me arrepienta del tiempo perdido cuando el reloj siga funcionando.

4. Mantendré mis metas siempre a la vista. He listado mis metas. Llevo una copia conmigo en mi cartera. Estoy consiguiendo el hábito diario de revisarlas al menos una vez. Otros lugares donde la tengo, es como fondo de escritorio de mi ordenador personal. Siempre lo tengo frente a mí y también en mi subconsciente.

5. Me doy cuenta de los obstaculos que surgirán. Necesito trabajar sobre ello. Las metas son lo que hay detrás de los tropiezos. Si no puedo saltarlos entonces caminaré alrededor de ellos. It might take longer but I will get around the block.

6. Me centraré solo en una o dos metas. El foco es la concentración en un único punto. Es mucho más fácil ser persistente cuando tenemos la claridad de una meta sencilla. Demasiadas metas disipan nuestras energias y a la pérdida de energía  la sigue siempre la pérdida de persistencia.

7. Confiaré en mí mismo. Si otros pueden hacerlo, yo puedo hacerlo. Pongo a prueba este mantra cada día. Sé que todo el poder para alcanzar mis metas reside dentro de mí. Solamente tengo que aprovecharlo.

8. Me daré un respiro. Tengo que llenarme de energía. Después de cada pequeño éxito es importante saborear una recompensa. Solo relájate un rato y vuelve al trabajo rejuvenecido.

9. Seré flexible. La acción constante a veces demanda métodos inconstantes. Si una forma no funciona demasiado bien, Intentaré averiguar alguna otra forma de hacerlo. Siempre hay más de una forma de hacer las cosas.

10. Seré paciente. Lo que derrota la persistencia es el tiempo. El tiempo es nuestro mayor amigo así como nuestro mayor enemigo. Persiste en tus acciones.

Alfonso Bucero, MSc, CPS, PMP, PMI-RMP, PfMP, PMI Fellow

Director General, Bucero PM Consulting

No Comments

Reply