16
Nov

0
Libro The influential project manager

El Director de proyecto necesita crear un clima de confianza

Para tener éxito, como director de proyecto necesitas crear un clima de verdad y apertura en tu equipo. Yo empecé como Director de proyecto por accidente en 1987. Yo era un ingeniero de software que trabajaba para una compañía española, y el equipo de ventas ganó un proyecto para hacer un proyecto de implantación en un Banco español. Fuí asignado como director de proyecto para ese proyecto (de un año de duración, con seis personas en mi equipo, muchos viajes, y muchos riesgos). Yo nunca había manejado un equipo antes. En ese proyecto todos los miembros de mi equipo eran mayores que yo y con más experiencia, y yo era el jefe. Trabajé duro con la gente de ventas y con mi jefe  preparando un plan inicial, pero después de algunos días le dije a mi jefe que necesitaba dar a los miembros de mi equipo la oportunidad de participar en esa planificación para que pudiesen compartir y dar sus ideas y retroalimentación.

Mi compañía no tenía cultura de dirección de proyectos en absoluto; pero mi jefe, que era un ejecutivo senior, tenía el suficiente sentido común para entender que escuchar a los miembros del equipo sería una gran idea y, que podíamos obtener algunos beneficios de eso. Y así fué, los miembros de mi equipo pusieron en la mesa varios riesgos potenciales que había que manejar, compartieron algunas buenas ideas y experiencias previas como expertos técnicos. Entendieron que mi intención no era ser el “rey”, mi intención era abrir un buen canal de comunicación con el equipo y escucharles. Después de la fase de planificación los miembros de mi equipo me agradecieron participar en nuestras sesiones de planificación.

Ese proyecto duró más de un año y estuvimos viajando cada semana a diferentes lugares de España, así es que tuvimos la oportunidad de desayunar, comer y cenar juntos. Al principio yo era muy tímido, porque era más joven que ellos, pero algunas semanas más tarde era uno más de ellos y cuidaron de mí. Agradecí sus detalles personales y aprendí de ello. Paso a paso me gané su credibilidad.

A lo largo de los años he escuchado a varios directores de proyecto en Europa contar  y compartir historias similares en eventos profesionales de dirección de proyectos. Así es que aprendí que para tener éxito, un equipo necesita trabajar en un clima de confianza y apertura, que podíamos llamar una atmósfera positiva. Eso significa que los miembros del equipo están comprometidos e involucrados. Eso significa que las personas se sienten suficientemente confortables uno con otro par ser creativos, tomar riesgos, y cometer errores. Algunas organizaciones y jefes ven “cometer errores” como una gran debilidad. Yo aprendí que todos podemos cometer un error en cualquier proyecto en cualquier momento, pero lo más importante es ser consciente de eso, reconocerlo y aprender de ello.

Cuando la atmósfera del equipo es positiva, eso también significa que puedes oir a veces algunas risas o al menos observas una actitud alegre en tu equipo. Algunas investigaciones muestran que las personas que se divierten son más productivas que aquellas que no les gusta lo que están haciendo.

Yo creo que la confianza es un ingrediente clave para generar una atmósfera positiva. ¿Cómo hacer que los miembros del equipo lleguen a un punto donde puedan confiar uno en el otro? Creo que lleva algún tiempo y que hay que construir la relación. En el proyecto que mencioné antes estuvimos viajando y trabajando juntos todo el tiempo, empleamos gran parte de nuestro tiempo libre juntos también. Ese escenario facilitó mucho nuestra relación. La confianza y la credibilidad pueden describirse como comportamientos. Pueden verse de una manera más lógica de la que podrías pensar.

¿Qué necesita hacer la gente para desarrollar confianza contigo? Si piensas en honestidad, fiabilidad o sinceridad, solamente has identificado algunas de las características y comportamientos que desarrollan la  confianza. Es importante tener en mente que lo que una persona ve como fiable  no es necesariamente lo que ve otra persona. Cada uno tenemos diferentes valores. Así que cuando quieres desarrollar confianza y credibilidad con otros, tan importante es saber lo que valoran esos individuos como saber lo que te conviene a tí.

En mi experiencia encontré algunas características y comportamientos que fueron de ayuda para mí para desarrollar confianza:

  • Ser honesto: Para desrrollar la confianza con algunas personas, necesitarás ser honesto y sincero. Los mensajes que esto envía son: “Digo lo que quiero decir”. “Siempre sabrás de que parte estoy”. “Puedes ser directo conmigo”
  • Ser accesible y abierto: Para desarrollar la confianza con algunas personas, necesitarás ser accesible y abierto. Los mensajes que esto genera son: “Te diré lo que funciona mejor conmigo”. “Dime lo que funciona para tí”. “No trabajemos con agendas ocultas”
  • Aprobar y aceptar: Para desarrollar la confianza con algunas personas, necesitarás ser aprobado y aceptado. Los mensajes que esto genera son: “Yo valoro a la gente y sus perspectivas diferentes”. “Puedes contar con ser oído sin juicio o critica”
  • Fiable o confiable:  Para desarrollar confianza con algunas personas, necesitarás ser fiable y confiable. Los mensajes que esto genera son: “Hago lo que digo que haré”. “Yo mantengo mis promesas”. “Puedes contar conmigo”.

Todos estos parecen ser mensajes poderosos, y positivos. Pero algunas personas pueden percibirlos de forma diferente. Hablando en general, para construir relaciones de confianza con otros, la gente necesita proporcionar también evidencia creíble. La evidencia objetiva incluye hechos y números u otros datos medidos y cualificados. La evidencia subjetiva incluye las opiniones de otros que son altamente considerados (amigos, colegas competentes) y percibidos como recursos relevantes y conocedores del tema. Por supuesto, la confianza no se desarrolla de la noche al día.

Los individuos tienen sus propios requisitos sobre cuánto tiempo lleva desarrollar la confianza para ellos, por ejemplo:

  1. Una vez: Tiendo a empezar desde cero.
  2. Varias veces: “Necesito alguna historia; Tiendo a bajar la guardia después de tener unas cuantas interacciones positivas con la gente o después de que la gente ha demostrado su fiabilidad”.
  3. Un periodo de tiempo: “Necesito  alguna historia, también, pero necesito un periodo de tiempo antes de sentirme confortable poniendo mi confianza en la gente”
  4. Cada vez: “Valoro la consistencia”. Llámame pesimista si te gusta, pero creo que soy realista. Adivino que puedo ser difícil de convencer.

Desarrollar la verdad en un equipo es uno de nuestros mayores retos como directores de proyecto. Si has hecho un buen trabajo de desarrollo de confianza con el equipo con el que trabajas, los otros aspectos de atmósfera positiva serán más fáciles. Esos aspectos pueden incluir: individuos que están comprometidos con las metas del equipo, una atmósfera que anima a la creatividad y a tomar riesgos; personas que no se sienten devastadas si cometen errores, y miembros de equipo que disfrutan de forma genuina estando en el equipo. Una atmósfera positiva es una de las caracteríticas de un equipo maduro.

Alfonso Bucero, MSc, CPS, PMP, PMI-RMP, PfMP, PMI Fellow

Socio Director

BUCERO PM Consulting

No Comments

Reply