19
Abr

0
libro-the-influential-project-manager-layer

Estar conectado para influenciar

Estar conectado es absolutamente crítico si, como director de proyectos, quieres influenciar a los miembros de tu equipo de forma positiva. Cuando trabajas para otros les ayudas a manejar algunos de los obstáculos y dificultades en sus proyectos, pero cuando conectas con ellos, trabajas con ellos para conseguir un beneficio mutuo.

Cuando pensamos en conectar con las personas, lo comparamos con los trenes y lo que les ocurre en las cocheras de trenes. Los coches colocados en las vías tienen muchas cosas en común. Tienen valor porque están cargados con algún tipo de mercancía; tienen un destino; e incluso tienen una ruta a través de la cual llegar a un destino. Pero no pueden llegar a ninguna parte ellos solos. Para añadir valor, tienen que estar enganchados a una locomotora.

¿Has estado en una cochera de trenes y has visto como todas las piezas desconectadas se unen para formar un tren que funciona? Es como un proceso. Todo comienza con una locomotora. Primero, se cambia a la misma vía cuando van a enganchar el vagón. Luego se mueve donde está el vagón, vuelve hacia él, contacta con él, y conecta. Una vez que están enganchados, se mueven juntos hacia su destino.

Una cosa similar debe ocurrir antes de que consigas que la gente vaya contigo a un proyecto. Tienes que averiguar dónde están, moverte hacia ellos, contactar, y conectar con ellos. Si puedes hacer eso con éxito, tu relación con ellos puede mejorar. Para conectar con las personas necesitarás habilidades de comunicación, el deseo de ayudar a la gente a crecer y a cambiar, y un sentido de misión personal o de propósito. Mis mejores prácticas para conectar con la gente a la que has de influenciar son las siguientes:

  1. No des nada por sentado:

No puedes conectar con los miembros de tu equipo y liderarlos si no los valoras. Los directores de proyecto con poca experiencia, algunas veces están muy enfrascados en su visión de hacia dónde van, y olvidan a la gente que están intentando liderar. Valorar a la gente es el primer paso en el proceso de conexión, pero además esto tiene beneficios adicionales. Cuando haces saber a la gente que no das por sentado que ellos te valoran, dan un giro y hacen lo mismo por tí. Recuerda que puedes conectar con la gente y liderarla solo si los valoras.

  1. Recuerda marcar la diferencia

Si deseas hacer algo grande y realmente quieres ver que ocurre, necesitas tener una actitud de marcar la diferencia. Siempre que no creas que puedes marcar la diferencia, no lo harás. Todas las personas de la tierra, incluyéndote a tí, tienen el potencial de marcar la diferencia. Respeta a las personas, agradece la participación e iniciativa de las personas, ábrete a los demás. Pero puedes hacerlo solo si crees en ello.

  1. Muévete hacia ellos

La falta de contacto y de comunicación es un problema que afecta a muchas personas, no solo a los directores de proyecto en las organizaciones. Creo que hay muchas razones por las que la gente no conecta con otras personas. Una razón principal, especialmente en las organizaciones, es que muchos líderes creen que es responsabilidad de los seguidores iniciar el contacto con ellos. Pero lo opuesto es verdad. Para ser efectivos, los líderes deben ser los iniciadores de ese contacto. Si no van a su gente, se reunen con ellos donde están, e inician la conexión, entonces el 80 porciento del tiempo no habrá conexión.

  1. Busca un terreno común

Siempre que quieras conectar con otra persona, empieza por dónde ambos estéis de acuerdo. Y eso significa encontrar un terreno común. Si has desarrollado buenas habilidades de escucha, probablemente podrás detectar las áreas donde tienes experiencias o visiones comunes. Hablo sobre aficiones, sobre dónde has vivido, sobre tu trabajo, deportes, o sobre los hijos. Lo que discutes no es tan importante como tu actitud. Se positivo, e intenta ver las cosas desde el punto de vista de otra persona. Ser abierto y simpático es la mitad de la batalla.

A veces, incluso cuando encuentras areas comúnes, puedes enfrentarte a obstáculos en el proceso de comunicación. Si detectas que las personas con las que estás intentando conectar tienen dudas sobre tu aproximación, entonces intenta reunirte con ellas en un terreno emocional común. Primero, intenta sentir lo que ellas sienten, y reconoce y valida los sentimientos. Si has tenido sentimientos similares en el pasado, entonces comparte con ellos cómo tu has sentido lo mismo antes. Finalmente comparte con ellos lo que has encontrado que te ha ayudado para trabajar con esos sentimientos.

  1. Reconoce y respeta las diferencias

Necesitamos reconocer que somos diferentes. Y ese es uno de los grandes regalos de la vida, aunque no siempre lo vemos de esa forma. Cuando conectas con otros, reconoce y respeta sus diferenciass respecto a la motivación. Algo más es necesario: la sensibilidad para entender lo que otra persona quiere y la disposición para dárselo. Pon atención a las personalidades de las personas, e intenta hacer todo lo que puedas para encontrarte con ellos donde están. Ellos apreciarán tu sensibilidad y entendimiento.

  1. Averigua la clave para la vida de otros

Hay dos pistas para ayudarte a hacerlo: Entender su corazón, mira lo que aspira hacer. Eso te ayudará a encontrar la clave, y una vez que la encuentres, úsala con integridad. Usa la llave solo cuando tengas el permiso de la persona, e incluso entonces usa esa llave solo para su beneficio, no para ayudarte a tí, no para hacer daño.

  1. Comunica desde el corazón

Una vez que has iniciado una conexión con otros, encuentra un terreno común, y descubre lo que les importa realmente, comunica lo que realmente te importa. Y eso necesita que les hables desde tu corazón. Siendo genuino es el factor más importante cuando comunicamos con otros, uno a uno o ante grandes audiencias. Ninguna cantidad de conocimiento, o técnica avispada puede sustituirse por la honestidad y por el deseo genuino de ayudar a otros. Cuando comunicas con otros para desarrollar conexiones con ellos, comparte desde tu corazón y sé tú mismo.

  1. Comparte experiencias comunes

Para conectar realmente con otros, tienes que hacer algo más que encontrar terrenos comunes y comunicar bien. Necesitas encontrar una forma de cimentar la relación. Las personas están solas porque construyen muros en vez de puentes. Para construir puentes que te conecten con las personas, comparte experiencias comunes con ellas.

Nadie alcanza solo lo que puede hacer cuando se asocia con otros.  Comparte comidas con la gente. Ve con ellos a jugar al fútbol. Cualquier cosa que experimentéis juntos creará una historia común que te ayudará a conectar con ellos. Busca maneras de construir puentes con las personas dentro de tu influencia, especialmente durante los momentos en los que experimentes alguna adversidad. Las conexiones que hagas reforzarán tus relaciones de manera increíble y te prepararán para la jornada que podéis vivir juntos.

  1. Una vez conectado, sigue adelante

Si quieres influenciar a otros, y deseas que se muevan en la dirección correcta, debes conectar con ellos antes de intentar llevarles a alguna parte. Intentar que otros se muevan antes de conectar con ellos, puede generar desconfianza, resistencia, y crear relaciones tensas. Un reto para cualquier persona influyente es conectar con personas de otra cultura.

!HOY ES UN BUEN DÍA para comenzar y MAÑANA SERÁ MEJOR!

 

Alfonso Bucero, MSc, PMP, PMI-RMP, PfMP, PMI Fellow

No Comments

Reply