17
Nov

0
The complete project manager toolkit

El director de proyecto necesita querer y respetar a las personas

MENSAJE PRINCIPAL: Nadie puede esperar de otro que se divierta con sus proyectos si tu no te diviertes con los tuyos. Cuando no te tratas  a tí mismo en la forma que querrías que te tratasen, nunca podrás cambiar la forma en que son las cosas.

Tus acciones son tus pensamientos, así es que si no te tratas a tí mismo con amor y con respeto como Director de proyecto, estás transmitiendo una señal a los interesados de tu proyecto que está diciendo que no eres suficientemente importante, que no vales la pena, o que no lo merecces. Ese mensaje continuará difundiéndose, y experimentarás más situaciones de clientes, de los miembros de tu equipo, y de otros interesados que no te tratan bien. La gente es solo el efecto. Tus pensamientos y comportamientos son la causa. Entonces, debes empezar a tratarte a tí mismo con amor y con respeto y transmitir esa señal y en esa frecuencia. De esa forma conseguirás que más personas te quieran y te respeten como un profesional de proyectos. Deseo que estés conmigo, te necesito y te quiero; son un conjunto de palabras que los directores de proyecto deberían usar con sus ejecutivos y con los miembros de sus equipos cuando manejan proyectos. La mayoría de las personas quieren que les necesiten, quieren ser queridos y respetados por otros. Tú, como director de proyecto, no debes olvidar que trabajas con seres humanos.

Recuerdo un proyecto que gestioné en España para una organización de desarrollo de software. Yo tenía veinticinco personas en mi equipo. Al principio del proyecto acabábamos de trabajar muy tarde cada día. Yo no estaba predicando con el ejemplo. No me respetaba a mí mismo, y no respetaba a mi gente; ese comportamiento estresaba a los miembros de mi equipo. Después de cinco semanas de duro trabajo, mi equipo estaba frustrado y su rendimiento descendió dramáticamente. Busqué una solución, y decidí terminar de trabajar cada día a las 6:00pm. Mi cliente esperaba que trabajásemos largas jornadas en el proyecto. Hablé con él y le expliqué dos temas clave: primero que estábamos trabajando muchas horas cada día sin demasiado progreso, y segundo que para conseguir el éxito del proyecto es importante tener personas comprometidas y motivadas . Mi cliente no estaba de acuerdo con mis argumentos al principio; pensaba que yo le mentía. Así es que tuve que emplear algún tiempo hablando con él, hablando sobre el impacto negativo que tendría en el negocio fracasar en ese proyecto, debido a la falta de compromiso del equipo. Finalmente mi cliente me dió la razón, y el rendimiento del equipo empezó a mejorar de forma sustancial.

Algunos directores de proyecto se sacrifican por los miembros de su equipo, pensando que cuando se sacrifican están siendo buenos profesionales, en beneficio del proyecto. Eso no es correcto. Déjame que te de un ejemplo, cuando trabajaba para una compañía multinacional conocí a un director de proyecto que me contó un ejemplo real sobre tutoría de directores de proyecto junior. Me dijo que cuando actuaba como tutor de directores de proyecto junior tenía la tendencia de hacer el trabajo de ellos (pescando para ellos en vez de enseñarles a pescar), solamente porque pensaba que el trabajo era demasiado difícil para ellos,  como directores de proyecto sin experiencia. Lo que quiero decir es,  él hacía algunas veces el trabajo que tenian que hacer los directores de proyecto junior porque veía su falta de conocimiento. Después de algún tiempo, se dió cuenta de su gran error, permitió que la gente se equivocase, y entonces ellos aprendieron de sus fallos. De esa forma los nuevos directores de proyecto se sintieron mejor, porque era su responsabilidad alcanzar las metas del proyecto.

No puedes remplazar el trabajo de otra persona porque no sientes ni piensas como ella. Es tu trabajo. Cuando sentirte bien es una prioridad para tí, ese sentimiento positivo irradiará e impactará a todos los que están cerca de tí (por ejemplo a los miembros de tu equipo).

Tu eres la solución, no señalas a otra persona y dices, “Ahora tú me debes un favor y me tienes que dar más”. En vez de eso, dáte más a tí mismo. Tómate tiempo libre para tí mismo y en el sentido de plenitud. A muchos de nosotros nos enseñaron a ponernos en último lugar, y como consecuencia atrajimos sentimientos de no valer la pena y de no merecerlo. Dedícate a tí primero, no tienes que dar nada a nadie. Por tanto es fundamental que te atiendas a tí primero. Ocúpate de tu felicidad primero. Las personas son responsables de su propia felicidad. Cuando te orientas en tu felicidad y tú te sientes bien, creas felicidad a tu alrededor y eres un ejemplo para cada miembro del equipo y para el resto de interesados.

Cuando sientes felicidad incluso no piensas sobre dar. Sale de tí de forma natural. Por ejemplo, yo no me siento bien si no hago algún ejercicio físico cada día, Me siento nervioso y estresado. Ese estrés se transmite a mi gente. Así pues, cada día hago algo de ejercicio para sentirme más feliz y relajado. Necesitas querete más. La razón que tienes para quererte más es que es imposible sentirse bien si no te quieres a tí mismo. Cuando te sientes mal contigo mismo, estás bloquenado todo el amor y los buenos sentimientos y entonces eso afecta a los miembros de tu equipo y a los resultados de tu proyecto.

Cuando tú te sientes mal es como si te quitasen la vida, y eso afectará a tu equipo. El sentimiento de pasión, de entusiasmo, de energía, y ese sentimiento increíble de salud y bienestar, te hace sentirte bien. Cuando no te sientes bien, atraerás a más personas, más situaciones, y más circunstancias que continuarán haciendo que te sientas mal. Necesitas cambiar tu enfoque y empezar a pensar sobre las cosas maravillosas de tí. Céntrate en tus puntos fuertes. Busca la parte positiva en tí. Cuando te centras en esas cosas, la vida te mostrará cosas geniales sobre tí. Y tú serás lo que piensesque eres. Todo lo que tienes que hacer es empezar con un pensamiento amplio sobre algo bueno de tí, y eso te responderá dándote más pensamientos buenos. Busca tus cosas buenas. Todo el mundo tiene algunas habilidades buenas, busca y lo encontrarás.

He estado estudiándome durante treinta años. A veces me quiero dar besos a mí mismo. No estoy hablando de vanidad. Estoy hablando sobre un respeto saludable por tí como profesional. Y cuando te quieres a tí mismo, automáticamente querrás a otros. ¿Por qué? Porque te sentirás bien. Y ya sabes, los miembros de tu equipo necesitan ser queridos y respetados también.

Conozco muchos directores de proyecto que siempre se están quejando sobre su equipo, o sus clientes. Por ejemplo, “Los miembros de mi equipo son bastante perezosos, mi cliente no está comprometido, mi Sponsor no me apoya”. Siempre se están centrando en la otra persona. Pero para que las relaciones funcionen realmente, necesitamos centrarnos en lo que apreciamos sobre la otra persona, no en nuestras quejas. Cuando nos quejamos sobre esas cosas solo obtenemos más quejas.

Agarra un papel, y durante terinta días siéntate y escribe todas las cosas que aprecias de una persona con la que tu relación no funcione bien. Piensa sobre las cosas que te gustan. Tu aprecias su sentido del humor; aprecias su apoyo. Y lo que descubrirás es que cuando te centras en apreciar y en reconocer sus puntos fuertes, eso es lo que aprenderás, y los problemas se irán apagando.

Tu solo sientes amor en tu corazón. Ese es el estado del ser humano. Puedes ver la evidencia del amor expresado a través de las personas,pero el amor es un sentimiento, y tu eres el único que puede irradiar y emitir ese sentimiento de amor. Tu habilidad para generar sentimientos de amor es ilimitado, y cuando amas estás en completa y perfecta armonía con tu gente. Ama todo lo que puedas. Céntrate solo en las cosas que amas, siente amor, y experimentarás que ese amor y felicidad volverá a tí.

Recuerda lo siguiente:

  • Cuando quieres atraer la relación con tu cliente, con los miembros de tu equipo o con los ejecutivos, asegúrate de que tus ideas, tus palabras, y tus acciones no contradicen tus deseos
  • Tu trabajo eres tú. No tendrás nada que dar a nadie a menos que te des a tí primero
  • Trátate a tí mismo con amor y respeto, y atraerás a la gente que muestra amor y respeto como director de proyecto
  • Cuando te sientes mal, bloqueas el amor y en vez de eso atraes a más personas y situaciones que continuarán haciendo que te sientas mal
  • Céntrate en las cualidades que te gustan de tí mismo
  • Para hacer que una relación funcione, céntrate en lo que aprecias de la otra persona, y no en tus quejas. Cuando te centras en tus fortalezas, obtendrás más de ellas

 

Alfonso Bucero, MSc, CPS, PMP, PMI-RMP, PfMP, PMI Fellow

Socio Director

BUCERO PM Consulting

www.abucero.com

www.projectsponsorship.com

No Comments

Reply