16
May

0

La Risa ayuda a mejorar tu actitud

A medida que cumplimos años y se nos supone más sabios, perdemos la espontaneidad de dejarnos llevar por la risa, de buscar la carcajada o de encontrar la parte cómica a las situaciones, por complicadas que sean, por difícil que sea nuestro proyecto. Por eso, debes aprender a reír, o a recordar cómo te reías.

Los efectos físicos de la risa

Los efectos de la risa son múltiples. Podemos obtener beneficios físicos como poner en marcha cerca de 400 músculos, incluidos algunos del estómago que sólo se pueden ejercitar con la risa. Lubricar y limpiar los ojos con lágrimas. La carcajada hace vibrar la cabeza y se despeja la nariz y el oído. Oxigenar los pulmones, dejando que la piel se oxigene más. La risa sirve como analgésico, durante el acto de reír se liberan endorfinas, los sedantes naturales del cerebro, similares a la morfina. La risa es rejuvenecedora al estirar y estimular los músculos de la cara. La risa previene el infarto. La risa facilita el sueño, las carcajadas generan una sana fatiga que elimina el insomnio.

Reír tiene también efectos psicológicos. Por ejemplo, elimina el estrés produciendo ciertas hormonas (endorfinas y adrenalina) que elevan el tono vital y nos hacen sentir más despiertos. Alivia la depresión, nos hace ser más receptivos y ver el lado positivo de las cosas. Nos puede ayudar a generar un retroceso a un nivel anterior de funcionamiento mental o emocional, generalmente como un mecanismo para aliviar una realidad que se percibe como dolorosa o negativa. Al reír las personas exteriorizan emociones y sentimientos. A veces es percibida como una energía que urge por ser liberada, sobre todo cuando necesitamos reír y la situación social no lo permite.

Pautas para poder reír

Algunas recomendaciones para ti como director/a de proyecto, en mi humilde opinión, son:

  • Trabajar la actitud ante los proyectos con una sonrisa.
  • Esforzarse en ver siempre la «botella medio llena y no medio vacía».
  • Intentar encontrar cada vez nuevas posibilidades y no amargarse con los problemas.
  • Evitar esa actitud de «tener un problema para cada solución».
  • Leer libros de humor.
  • Ver películas y obras de teatro cómicas.
  • Intentar reírse de uno mismo en la intimidad. Hacerlo en sociedad es ya para niveles avanzados.
  • El buen humor no tiene por qué ser cáustico o destructivo, aunque como muchos manjares pueda picar un poco.

Reírse es una función biológica necesaria para mantener el bienestar físico y mental. Como director de proyecto intento empezar el día con una sonrisa e intento inspirar a mi equipo e interesados en mi proyecto. No esperes a mañana porque puedes comenzar hoy.

No Comments

Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies