02
Jun

0

Tus palabras marcan la diferencia

¿Cuándo fue la última vez que pensaste seriamente en las palabras que usas todos los días? ¿Con qué cuidado los seleccionas?

Ahora, podrías estar pensando: «Alfonso, ¿por qué tanto alboroto por las palabras? ¿Cuál es el gran problema? La respuesta es simple. Muchas veces tus palabras tienen mucho más poder del que puedes imaginar. Pueden construir un futuro brillante, destruir oportunidades o ayudar a mantener el status quo. Tus palabras refuerzan tus creencias, y tus creencias crean tu realidad y contribuyen al éxito del proyecto.

Piensa sobre este proceso como una fila de piezas de dominó que aparece como:

Pensamientos – Palabras – Creencias – Acciones – Resultados. 

Así es como funciona. Henry tiene una idea, como por ejemplo que no es muy bueno cuando se trata de ventas de proyectos. Ahora, recordemos que no tiene este pensamiento solo una vez. No. Lo pasa por su mente de manera regular, tal vez cientos o miles de veces en su vida.

Entonces, Henry comienza a usar palabras que apoyan este pensamiento. Les dice a sus amigos y colegas de gestión de proyectos: «Nunca me va a ir muy bien en ventas» o «simplemente odio hacer llamadas de ventas o acercarme a los prospectos». Una vez más, Henry repite estas frases una y otra vez… en su diálogo interno y en sus discusiones con los demás.

Esto, a su vez, fortalece sus creencias y es en esta etapa donde el caucho realmente se encuentra con el camino. Verás, todo lo que lograrás en tu vida fluye de tus creencias. Entonces, en el ejemplo de ventas, Henry desarrolla la creencia de que no va a tener éxito en las ventas de proyectos. Esto se incrusta en su mente subconsciente.

¿Qué puede fluir de esa creencia? Debido a que Henry no cree en su capacidad de ventas de proyectos, toma muy poca acción, o toma acciones que no son productivas o no efectivas. No hace las cosas que serían necesarias para tener éxito en las ventas de proyectos.

Y luego, como era de esperar, Henry obtiene resultados muy pobres. Para empeorar las cosas, Henry comienza a pensar más pensamientos negativos, repetir más palabras negativas, reforzar las creencias negativas y obtener resultados aún más negativos. Es un círculo vicioso.

Por supuesto, todo este proceso podría haber tenido un final muy feliz si Henry hubiera seleccionado pensamientos positivos y los hubiera reforzado con palabras positivas. A su vez, reforzaría la creencia de que tiene éxito en las ventas. Como resultado, Henry tomaría medidas consistentes con esa creencia y terminaría con resultados sobresalientes.

Seleccionar las palabras adecuadas        

No subestimes el papel de tus palabras en este proceso. Los profesionales que se alimentan a sí mismos con una dieta constante de palabras negativas están destinados a tener una actitud negativa. Es una simple cuestión de causa y efecto.  No puedes seguir repitiendo palabras negativas y esperar ser un gran triunfador. Y eso se debe a que las palabras negativas siempre conducirán al refuerzo de las creencias negativas y, finalmente, a resultados negativos.

Por lo general, nos repetimos cosas como: «No soy bueno para hacer presentaciones», «No soy bueno para hablar con los altos directivos» y «No soy muy bueno para administrar los costos del proyecto».  Y, después de muchos años de usar palabras negativas, desarrollas una fuerte creencia de que no puedes hacer estas cosas.

¿Ves cómo creas esta situación al no tener cuidado con las palabras que usas? Y, la verdad es que eventualmente podría revertir esta tendencia si comienza a usar palabras positivas sobre su capacidad para hacer reparaciones. Este comportamiento depende de los valores motivacionales de cada profesional.  Sin embargo, he observado que muchos profesionales son muy negativos por naturaleza. Si perteneces a ese grupo de profesionales, ahora es el momento de despertar y ser consciente de las palabras que estás utilizando en tus proyectos, con tu gente, con tus clientes y con tus directivos. Si eres una persona positiva, felicidades y bienvenido al equipo, «¡Hoy es un buen día!» Si aún no eres miembro, tienes la opción de cambiar tu actitud, ¡y entonces MAÑANA SERÁ MEJOR!

alfonso.bucero@abucero.com

www.abucero.com

 

No Comments

Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies